6-25 Por eso os digo, que no os preocupéis por vuestra vida, que comeréis o que beberéis; ni por vuestro cuerpo, con que os vestiréis. ¿no vale vuestra vida mas que el alimento, y vuestro cuerpo mas que el vestido? Mirad las aves del cielo, no siembran ni siegan ni juntan graneros, y vuestro padre celestial las alimenta: ¿no valéis vosotros mas que ellas? ¿Quién a fuerza de cuidados puede alargar un codo a su estatura? y del vestido ¿Por qué os preocupáis? Aprended de los lirios del campo, como crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo que ni Salomón en toda su gloria vistió como uno de ellos. Pues si la hierba del campo, que hoy existe y mañana la arrojan al horno, Dios así la viste, ¿no hará mucho mas con vosotros, hombres de poca fe?