¿ Porque no nos curamos unos a otros ?

¿Perdería usted, una hora de su vida en sanar a otros ?

Si todos pensásemos esa pregunta, que gran momento seria hacer que los demás se sintiesen mejor.

Pero muchas veces, nos sentimos separados y juzgamos alejados. Que gran mentira seria decir que yo no lo he hecho. Pero si desde este momento decido solo hacer el bien. Que grandes cambios sucederían en mi vida.

Si la matemática que subyace en todo, se empleará solo para hacer el bien. Si cada paso que damos fuera en la dirección adecuada para que solo se generase algo beneficioso para todos los seres. Esto seria derivaría en tal cambio que la realidad se transformaría en algo totalmente distinto. Si cada ser humano tomase consciencia de que ha venido al mundo solo para hacer el bien al prójimo y a si mismo. El mundo seria algo imposible de imaginar con la mente.

 

¿ ES ALGO MILAGROSO CURAR A OTROS?

¿La magia existe?

En un mundo matemático, geométrico y energético como es la relación y substancia de las cosas en esta realidad que percibimos el poner en armonía o cambiar la configuración de algo, de una manera que escape a las medidas de la ciencia, se considera milagroso. Realmente si nos tomamos esta reflexión al pie de la letra veremos que todo es milagroso, pues no sabemos el por qué y el sentido de nuestra existencia, y son tantas las incógnitas que tenemos en cuanto al orden del cual formamos parte que vivimos bajo unas directrices que nos confunden hasta el punto de que nos matamos los unos a los otros, por el simple hecho de tener opiniones distintas a cerca de algo. Por lo general acerca de la religión, la política, el deseo de dominar o estar por encima de otros.

 

 ¿Es así la naturaleza humana?

¿Porque no sabemos encontrar un equilibrio en el cual nos hagamos felices unos a otros, para vivir en armonía y paz?

Somos una raza educada bajo unos patrones que nos convierten en máquinas, estructuramos la sociedad como si de algo mecánico se tratara.