La guitarra española, el flamenco y la creación consciente

 

Ya cuando tenia poco mas tres años me sentía transportado cuando en la serie televisiva de Curro Jiménez sonaba la guitarra flamenca/clásica, que acompañaba a muchas escenas, de gran belleza esta, sencillez y de gran clase improvisacional, mucho carácter intuitivo se percibía en esa notas. Ya andaba por este mundo el que sin duda representa para mi una de las figuras mas importantes en el instrumento de la guitarra, Paco de Lucia cuenta que su tema mas popular " Entre dos Aguas" nació en el propio estudio de grabación, cuando buscaban un tema que les faltaba para completar el disco. Allí improvisando surgió esa gran creación una muestra clara de música intuitiva.

El concierto de Aranjuez es otra muestra de como la música puede servir para equilibrar las energías y armonizar nuestro ser. Lo he podido sentir muchas veces como un purificador, un clarificador de la conciencia muy sutil y humilde. YA que mis ascendentes proceden en su totalidad del sureste de la península Ibérica, estas músicas las siento como propias y la sonoridad de cadencias flamencas y clásicas de la guitarra española actúan de forma curativa cuando las realizo de manera consciente, meditativa y dejando a la intuición que me guie en total seguridad y goce del momento.

Las posibilidades improvisacionales con este instrumento y las diferentes sonoridades melódicas y rítmicas crean un entorno perfecto para desarrollar la música intuitiva consciente y plena. Técnicas de manos(Arpegios, rasgueos, punteos, trémolos, etc..) Miles de falsetas o las simples cadencias, los palos, los arpegios, los recuerdos y el dejarse fluir crean un paisaje musical perfecto donde seguir descubriendo nuevas posibilidades. Los caminos de la música creativa improvisada e intuitiva son infinitos como la secuencia de Fibonacci. Cada vez que hacemos surgir una nueva melodía traída del ser,  y manifestada en la materia a través del instrumento, es un encuentro con nuestra esencia y nuestro ser esencial y divino. Allí en ese momento, solo existe el instante presente que fluye y va creando con cada sensación, la realidad que vivimos.