TOLTEQUIDAD

 

 

    Un brujo es sencillamente un hombre de conocimiento, aquel que utiliza cabalmente la energía cósmica.

 

    La brujería es sencillamente, el conocimiento y uso cabal de la energía. En potencia todos somos brujos u hombres de conocimiento.

 

    En el brujo hay ausencia de pensamientos, de deseos, y actúa según las circunstancias.

 

    Hay que dejar el mundo del pensamiento habitual, que solo son reafirmaciones acerca de ti.

 

    Don Juan buscaba con las plantas de poder, sacudir a Castaneda para destapar sus niveles de percepción.

 

   Cuando un hombre común, acepta la posibilidad de que pueden existir otras realidades aparte de la que el percibe, puede convertirse en aprendiz. Cuando el aprendiz logra ahorrar energía a base de técnicas especificas que requieren gran esfuerzo, entonces se convierte en un guerrero.

 

    Para la toltequidad, el hombre tiene dos campos de conocimiento. El del lado derecho, es el de la conciencia normal o llamado tonal y el del lado izquierdo de la conciencia acrecentada o llamado nagual.

 

     El hombre tiene que desafiar intencionalmente a su poder. Debe darse cuenta de que el poder conquistado no es suyo en verdad...  Si logra entender que sin control del mismo, la claridad y el poder son terribles enemigos, llegara al punto, en que dominara todo.

 

    Si el hombre logra sacudirse la fatiga y cumple su desatino hasta que llega el final, podrá considerarse hombre de conocimiento.

 

    Mirar, es poder confirmar a través de nuestra vista que el mundo es como nuestra razón nos dice que es. Y ver, es la capacidad del hombre de conocimiento para percibir, no necesariamente con la vista, la otra realidad del mundo.

 

    Don Juan dice que la única manera que un hombre de conocimiento puede saber, es viendo un poco mas halla de la superficie de las cosas.

 

   Cuando un hombre logra ver se da cuenta de que todo en el mundo es igual y por lo tanto nada es más importante que otra cosa.

 

    Los hombres en realidad son un conglomerado de fibras de luz que circulan desde la cabeza hasta el ombligo, como un huevo luminoso. Las fibras luminosas unen al hombre con lo que le rodea dándole equilibrio y estabilidad.

 

    Don Juan dice que las fibras de las personas débiles son cortas al contrario que las de las personas fuertes que son largas y luminosas.

 

    La primera atención, es la conciencia común, la segunda es en la que se percibe el hombre como un capullo luminoso el mundo como energía y que nos permite actuar como seres luminosos. La tercera atención que es la ultima parte y la mayor en dimensiones, es una conciencia de los cuerpos físico y luminoso.

 

    Don Juan dice que el desatino controlado de un brujo es saber, que todos sus actos son inútiles y sin embargo debe esforzarse al actuar, como si no supiera que sus actos son inútiles.

 

    Don Juan dice a Castaneda que al conocimiento se va con miedo y con respeto, pero con confianza en si mismo.

 

Un aprendiz tiene que aprender a pulir su espíritu y fortalecer su cuerpo.

 

Dejar de hablar consigo mismo.

 

Parar el mundo, es el primer paso para poder ver.

 

El dialogo interno es lo que nos hace hombres y hace al mundo como es.

 

    El dialogo interno , no es mas que el torrente de pensamientos que están forzando a la realidad para que esta se ajuste a nuestra forma de pensar , parar el mundo se refiere al esfuerzo que debe el aprendiz hacer para silenciar a nuestra razón y así el aprendiz perciba el mundo a través de otros elementos . El hombre no es solo un receptor de energía, el es un creador de energía

 

    La manera de entrar en emanaciones con la tierra es el silencio interno y la tierra puede darnos lo que don Juan llama: un levanton, para alinear otras bandas de emanaciones .Don Juan dice que lo importante es tener decisión y fuerza para el cambio, toneladas de humildad, disciplina para intentar barrer la isla del tonal, dejar de ser pensar, sentir y actuar en la vida cotidiana como siempre lo hemos hecho. Si alguien se atreve a intentar tan solo lo anterior y dejar a un lado, por el momento, el mundo del nagual, el conocimiento del lado izquierdo, la conciencia acrecentada, las emanaciones del águila, etc, no necesitara de maestros y benefactores. Cuando logren ahorrar energía y mover su punto de encaje, seguramente el poder los pondrá en el camino

 

    Mantener la imagen de nosotros mismos requiere un descomunal gasto de energía, por eso el aprendiz de toltequidad deberá ir borrando su historia personal.

 

    Un cazador, no es un buen cazador porque conozca las rutinas de sus presas sino porque el no tiene rutinas.

 

    Ser inaccesible es una condición del guerrero para no, embarrarse, en el mundo de los sentimientos y las personas. Ser inaccesible significa que un guerrero no maltrata ni deforma al mundo, no explota y exprime a las personas y menos a los que ama.

     A un guerrero nadie le hace daño, nadie lo presiona, ni lo mueve, ni lo obliga a hacer cosas que el no quiere.

 

    Para un aprendiz de guerrero no existe nada ofensivo en los actos y pensamientos de sus semejantes, siempre y cuando el actúe dentro del animo correcto.

 

Jamás revelara lo que en verdad siente y piensa.

 

   Cada guerrero escoge un sitio en el mundo, donde realizara su última danza de poder.

 

Hay muchos caminos diferentes hacia el conocimiento.

 

Este es un mundo de energía y no de conceptos y objetos.

 

    Don Juan dice que el arte del guerrero es equilibrar el prodigio de ser hombre con el temor de ser hombre.

 

    Los seres humanos son un sentimiento, un darte cuenta, un tener conciencia, contenido en el cuerpo.

 

    Un guerrero a base de un gran esfuerzo implícito en el cambio de conductas en el mundo cotidiano, lograba convertir el sueño común y corriente en Ensueño.

 

    El guerrero no se tiende a los pies de nadie, pero de la misma forma no permite que nadie se tienda a sus pies.

 

Un guerrero debe desarrollar el sentimiento de que no necesita nada.

 

    Detener nuestras ideas de cómo es el mundo y como somos nosotros es la clave de la brujería.

 

    Para ayudar a borrar la historia personal, hay tres técnicas de apoyo: perder la importancia personal, asumir la responsabilidad y usar a la muerte como consejera. Para soñar, hay tres técnicas de apoyo: romper las rutinas de la vida, la marcha de poder y el no hacer.

 

    Para recordar las enseñanzas del lado izquierdo deben desprenderse de todo, ya que un guerrero no debe aferrarse a las cosas, ni a los sentimientos, ni a los pensamientos.

 

    Mencionan al sexo como una preocupación que interfiere en el aprendizaje.

 

    El acto sexual tiene una importancia tremenda; consume gran cantidad de energía, y esta hecho para la procreación.

 

    La toltequidad propone a través de sus enseñanzas, llegar a la totalidad de uno mismo y antes de morir pasar a voluntad en la tercera atención pero sin perder la conciencia de uno mismo, sin ser devorados por el águila, recibiendo el don del águila.

 

    Las enseñanzas de don Juan tratan de una concepción del hombre y el mundo como energía que tienen un objetivo específico y final: obtener la conciencia total o la libertad total. Sus técnicas y prácticas están en el mundo cotidiano, en el uso abuso y recanalizacion de la energía.

 

    Cuando el hombre duerme, su punto de encaje se mueve levemente, pues precisamente lo que produce los sueños es un leve movimiento del punto de encaje.

 

    Castaneda entiende que el arte del acecho es aprender a la perfección todos los detalles del disfraz, a tal punto, que nadie se de cuenta que esta disfrazado.

 

    La labor de un nagual es dirigir y desarrollar a la conciencia para que penetre en lo abstracto, libre de cargas e hipotecas.

 

    El problema del hombre común y del guerrero es el mismo se reduce al uso y ahorro de la energía.

 

    Al que intenta volar los miedosos procuran  tirarle de los pies, devolverlo a la tierra. Porque en su mezquindad se sienten mas cómodos si todos reptan juntos; y les humilla que alguien pueda contemplarlos desde un plano que les resulta inaccesible.

 

    El propio don Juan tras asegurar que nadie necesita que se le enseñe brujería porque no hay nada que enseñar, añade: lo que necesitamos es un maestro que nos convenza de que existe un poder incalculable al alcance de la mano.

 

    Si no existe forma de averiguar si disponemos de un minuto más de vida, tenemos que vivir cada momento como si fuera el último.

 

    Cada acto es la última batalla del guerrero. Por eso hay que actuar siempre impecablemente.

 

    Si empleo mi tiempo en lamentarme de lo que hice ayer, eludo las decisiones que necesito tomar hoy.

 

    El futuro no es mas que una manera de hablar, para un brujo solo existe el aquí y el ahora.

4218